9 de Julio de 2013

… que ha hecho posible que seas quien eres y que estés dónde estás.
Es fácil sentirte agradecido por aquellas experiencias que te han traído placer y satisfacción, que te han hecho feliz: Aquel regalo inesperado, el apoyo del amigo en el momento difícil, etc.
Pero es difícil que sientas gratitud por las experiencias duras y confrontantes. O por las personas que no te trataron con amabilidad, que no te dieron lo que tu merecías.
Es tentador recordar esos momentos y sentir que no puedes encontrar nada de lo cual estar agradecido.
 
La realidad es que toda experiencia en tu vida- por difícil que te parezca- trajo también oportunidades.
 
Así haya sido solamente el crecer en tu fortaleza para sobre llevar la situación. O encontrar la motivación para hacer ese cambio, para dar ese paso que no te atrevías a dar.
 
Si miras con profundidad en esos momentos y personas que consideras difíciles, notaras que detrás de cada impedimento, vino la posibilidad de un regalo.
 
No hay desafío, problema o crisis que no contenga en su interior las semillas de oportunidad y crecimiento que no podrían haber existido de otra manera.