Un día tuvo un sueño, y a partir de ahí empezó a construir la teoría.
Sigmund Freud (1856-1939), considerado el padre del psicoanálisis, estaba preocupado: Irma, una de sus pacientes, no avanzaba en su tratamiento como él  esperaba.
Freud , se culpaba a sí mismo por esto.

Y  fue entonces cuando tuvo el sueño…
Soñó que se encontraba con Irma en una fiesta y la examinaba.
Luego visualizó una fórmula química de un medicamento que otro médico le administraba a Irma.
Y entonces vino la imagen: vio que la condición de su paciente era causada por una jeringa sucia que usaba ese otro médico.
La sensación de culpa que sentía desapareció de inmediato.
Freud interpretó su propio sueño como la realización de un deseo: él deseaba que la condición de Irma no fuera su culpa, y el sueño cumplió su anhelo al informarle que otro médico era el responsable.
Cinco años después,  tras mucho trabajo y reflexión sobre el tema, Freud publicaba su famosa obra La interpretación de los sueños (1900).
Ahí planteaba que los sueños son “el camino real hacia el inconsciente”, ya que en ellos emergen los materiales reprimidos a la conciencia.
Para él nada de lo que hagas ocurre por casualidad; cada acción y pensamiento está motivado por tu inconsciente.
Ahora bien, de acuerdo a su visión, para convivir en una sociedad civilizada, necesitas reprimir ciertos impulsos.
Sin embargo, todos ellos deben ser liberados de alguna manera; y una de las más importantes es a través de tus sueños.
Para Freud los sueños desempeñan funciones importantes para la mente inconsciente, además de servir como pistas valiosas para entender su funcionamiento. Estaba seguro que el inconsciente se expresa sólo a través de lenguajes simbólicos.

Actualmente, el trabajo con los sueños a evolucionado en muchos aspectos.
En las relaciones de ayuda los usamos también como puertas hacia la creatividad, para alcanzar la sanación e incluso lograr éxito financiero.
Tus sueños te abren el acceso a otros niveles de conciencia, por eso…
… pueden proporcionarte información sobre situaciones actuales,
… ofrecerte intuiciones acerca  del futuro,
… darte claves de advertencia,
… y  orientarte en tus problemas actuales.

Conocer  y aceptar la responsabilidad de cada experiencia que ocurre en ti -incluidos tus sueños- , es lo que abre las puertas a la alegría y el poder personal.

¡Mejora tu vida!