16 de Abril de 2013

¿A ti te gusta comer lo mismo (y hacer lo mismo) que cuando tenías 18 años? No lo creo.
Entonces, ¿por qué nuestros gustos y preferencias sexuales no deberían también cambiar y ampliarse con los años?
El Mito de la Normalidad que permea la visión que tenemos de la sexualidad, limita este rango de oportunidades.
… como si no hubiera espacio para la maduración y el envejecimiento,
… para las limitaciones físicas o los cambios de salud,
… para los cambios en gustos y preferencias,
… y muchas otras circunstancias que pueden afectar tu sexualidad.
Es como si habiendo un patio enorme para el recreo, sólo te dejaran jugar en un columpio…y mientras, millones de personas sufren innecesariamente por esto (si no me crees, pregúntale a cualquier terapeuta sexual o de pareja).
El éxtasis sexual – esto es, la experiencia sexual centrada en tu cuerpo, no en la mente y las normas- es sólo posible si renuncias al Mito de la Normalidad.
No faltará quien tema que esto equivale a abandonar toda referencia o limitación ética… esto no es cierto. Una ética de tu sexualidad no requiere de normas impuestas arbitrariamente sobre tu experiencia.
Una ética auténtica requiere de tu intención consciente y honesta, de tu ejercicio responsable de cuestionamiento y búsqueda, y de fortalecer la confianza en ti y en la otra persona.
Pero de esto seguiremos platicando en nuestro siguiente boletín…