Los directores de Hollywood aman los “botones locos”. La mayor parte de los personajes en sus películas,  tienen uno.
El “botón loco” es ese detonador de emociones intensas que nos saca de control…
Por ejemplo, ¿recuerdas “Regreso al futuro”?. Nadie podía decirle “gallina” a Marty. («¡Nadie me llama “gallina!»,  respondía furioso).
En “Forrest Gump”, Tom Hanks se vuelve loco cada vez que alguien maltrata a Jenny, la mujer que ama.
En “Priscilla reina del desierto”, nadie puede llamar a Bernardette por su nombre de nacimiento: Ralph.
La razón por la que los “botones locos”  son tan populares en el cine, es porque todos tenemos uno.
Tú también. Seguro tienes algún detonador que activa reacciones poderosas dentro de ti y te hace “perder el control”.
Por eso quiero preguntarte: ¿Cuál(es) de estos eventos y experiencias activa tu “botón loco” de la ansiedad y el miedo?…
…Conflictos en casa (pareja, hijos); en tu trabajo (despidos, mas presión y exigencias); en las dificultades y sufrimientos que vive tu gente querida…
…La crisis de inseguridad que vivimos. En  las últimas semanas, los principales indicadores de homicidios y crímenes de alto impacto van al alza en buena parte del país.
…La económica. Las perspectivas de crecimiento continúan ajustándose a la baja,  mientras insumos básicos y el dólar, al alza. Nos dicen: “apriétense más el cinturón”.
…O la de gobernabilidad. El gobierno ha perdido de manera crítica su capacidad de liderazgo y manejo de los problemas nacionales.
Hay una crisis del poder en México. Y cuando el poder se ejerce en forma errática, lamentablemente suelen soltarse los demonios.
Esto sucede objetivamente todos los días… Pero los eventos externos no son la causa determinante de que tu “botón loco” de ansiedad y miedo se active.
La clave está en tu interior, en tus procesos de percepción.
En todo momento estás bombardeado por una cantidad abrumadora de mensajes. No es posible que conscientemente proceses tal cantidad de información. Hay que filtrarlos.
Por eso a lo largo de tu crecimiento aprendiste a instalar filtros en tu percepción.  Estos filtros te ayudan a procesar y enfocarte en aquellos aspectos de la realidad  que son importantes para ti.
Por ejemplo, si en este momento detienes esta lectura y te enfocas en escuchar los sonidos que están ocurriendo en el fondo (el sonido de un refrigerador, autos circulando, etc.); te darás cuenta que tus filtros inconscientes habían borrado su presencia, así como muchos otros estímulos que en este momento no te son relevantes.
Estos filtros inconscientes, además, pueden borrar información, distorsionarla o exagerarla. Su única intención es presentarte una versión de la realidad que facilite tu sobrevivencia y te ayude a tener un sentido de lo que pasa.

Esto es un “botón loco”: una reacción emocional intensa causada por un filtro inconsciente que distorsiona o exagera un estímulo. En este caso, uno que te genera ansiedad y te asusta.
Estos filtros están fundamentados en experiencias y aprendizajes que han marcado tu historia: conflictos internos no resueltos; memorias y cargas emocionales de miedo y ansiedad aún activas; y tus creencias limitantes.
De esto hablaremos en el siguiente boletín…