23 de Abril de 2013

Liberarte del Mito de la Normalidad en tu sexualidad en primer lugar requiere que confíes en ti mismo.
Significa hacer elecciones dentro de una amplia gama de posibilidades: «¿Haré buenas elecciones?, ¿me atraerán actividades que no son del agrado de las «personas decentes»?, ¿mis opciones lastimarán a mi pareja, a mi familia?»
Confrontar la responsabilidad que implica la libertad de elegir suele ser más complejo que simplemente darme cuenta que a veces me siento lujurioso.
En segundo lugar, implica aprender a confiar en tu naturaleza sexual. «Si me permito relajar mi control, ¿el impulso me arrastrara de tal manera que no pueda regresar?, ¿haré cosas de las que me sentiré culpable?, ¿me deslumbrará lo luminoso u obscuro de la experiencia?»
Dar un paso hacia lo desconocido sin tener una garantía de lo que voy a encontrar requiere valentía.
En tercer lugar, implica crecer también en la confianza con nuestro compañero(a). «¿Podrá manejar lo que vamos a crear sexualmente?, ¿podrá acompañarme a explorar nuevas experiencias o me dejará sólo?, ¿irá más lento, más rápido, o más allá de lo que yo busco?»
La sexualidad casi siempre es una experiencia oscilante. Las parejas necesitan espacios a solas para luego reencontrarse nuevamente. «¿Podremos tolerar caminar en paralelo algunos momentos del camino?, ¿confío en que podremos reencontrar la reconexión entre nosotros?»
Finalmente, soltar el Mito de la Normalidad teinvita a revisar qué tan adecuado te sientes realmente con tu sexualidad: «¿Acepto que mi respuesta sexual en todo momento es básicamente la apropiada?, ¿me comparo constantemente con algún esquema de cómo debería de funcionar?»
Cuando aprendiste a caminar, sin duda sufriste algunas caídas.
Aprender a confiar en tu naturaleza sexual es saber que lo peor que te puede pasar es que vivirás una experiencia que no te gustará repetir…
Aprender a caminar o prevenir a toda costa las caídas, ¿Qué es más importante para ti?