Hola,

Si sostengo un objeto y lo suelto, este objeto caerá al suelo.

Si lo suelto otra vez, volverá a caer.

Si lo suelto mil veces, mil veces caerá.

De hecho, caerá siempre. La ley de la gravedad aplica todo el tiempo, me guste o no.

¿Acaso la gravitación universal hace excepciones?

¿La luz juzga a quien iluminar y a quien no?

¿La electricidad  se comporta de manera subjetiva?

No, no, y no.

Pues lo mismo pasa con la energía vital en tu cuerpo.

Cuando fluye libremente a través de tu ser físico, emocional y mental, sin que nada la obstruya, sientes bienestar y plenitud.

En cambio, cuando se obstruye -debido a programaciones tempranas, memorias traumáticas,  actitudes defensivas, o tensiones crónicas en tu cuerpo-, tu energía vital termina por alterar  su curso o se bloquea completamente. Esto te provoca inquietud, falta de vigor e incluso enfermedad.

Sin excepciones… como la Ley de la Gravedad.

Así funciona. Porque tu esencia es energía.

Es como si a un río le pones piedras que desvían o detienen su corriente. Transformas el flujo de agua cristalina en un pantano.

Y hay más: si en tu cuerpo la energía fluye fuerte y vital, abres las puertas de la auto-sanación y la armonía de tu mente. Eres más sano, vital y pacifico.

La conciencia de esta energía te da el poder de hacerte cargo de tu propio bienestar.

Y aunque los canales a través de los cuales fluye son sistemas abiertos y, por lo tanto, pueden ser afectados por factores fuera de tu control, depende de ti identificar y trabajar los bloqueos que limitan este flujo en tu cuerpo.

Si tu energía fluye y está arraigada a la tierra (conoce nuestro boletín sobre arraigo, aquí), puedes afrontar constructivamente el estrés y el malestar. No te atrapa el estancamiento que con frecuencia va de la mano de la negatividad.

En cambio, si te sientes estancado, el miedo a sentir, a soltar aquello que está obstruyendo el flujo, suele ser el principal responsable de tu parálisis.

Necesitas conocer, explorar y trabajar tus emociones bloqueadas, apegos no resueltos y miedos inconscientes.

Sólo así les quitas el poder que tienen para afectar el flujo de tu vida.
Hasta pronto.
Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx
 

Síguenos en Facebook

*******************************

PD.-  Sí, animarte a soltar lo que bloquea tu energía es todo un reto… pero el bienestar y vitalidad que obtienes bien valen la pena.

Y de eso precisamente se trata nuestro próximo taller: Conectando con tu Cuerpo… Conectando con tu Corazón.

¡Te invito!

Revisa la información completa aquí