3 de Diciembre de 2013

La primera vez que vi a John Pierrakos, creador de la “Core Energética” (fundamento de nuestro enfoque corporal), fue en una presentación-taller con 70 personas.

Era el año 1989, y este era uno de los eventos estelares en el segundo Congreso Internacional de Terapia Psico-Corporal.
John Pierrakos. Febrero 1921 – Febrero 2001
Recuerdo que de entrada, me pareció inimaginable que en tal tumulto pudiera realizarse un trabajo psicoterapéutico impactante y significativo.
Y sin embargo, lo fue.
Desde la bienvenida, – donde John con una sonrisa amplia y franca nos compartió su gusto de estar en México- me sentí tocado por la calidez y amabilidad que irradiaba.
Comenzó a invitar a algunos participantes a pasar al centro del salón, los tomaba de la mano y por un momento parecía enfocar toda su atención cuando contestaban a su pregunta:
 
¿Qué es lo que esperas de este taller?
Me siento ansiosa -reportó Sofia- vengo con mi pareja y lo que espero es poder tener una mejor relación con él.
AAhhh!, exclamó John, – quizás podamos descubrir alguna manera para controlarlo mejor-. Todo el auditorio estalló en una carcajada.
El formato del trabajo parecía simple. Sin embargo, poco a poco estas pláticas aparentemente sencillas, comenzaron a transformarse en sesiones frente a todo el grupo.
Algo comenzó a impactarme, los procesos parecían avanzar sorprendentemente rápido: en cuestión de minutos John parecía estar tocando el meollo de la conflictiva que las personas le presentaban.
Mi clímax llegó cuando una amiga -Silvia- fue escogida para pasar al frente.
Yo conocía los temas conflictivos en los que estaba inmersa.
Mi sorpresa se transformó en asombro, cuando a los pocos minutos vi como John estaba enfocado en el tema que era central en la vida de Silvia.
¿Cómo pudo llegar a esto tan pronto? – me pregunte-, ¿Cómo podía estar tocando el núcleo de la conflictiva actual de Silvia tan rápido?
Si bien no era yo nuevo a los métodos del trabajo corporal, no había visto algo así de dinámico y eficaz. Fascinado por la maestría que John exhibía, me dije: Quiero aprender de este hombre.
No lo dude un instante: al año siguiente yo era parte de la primera generación de psicoterapeutas corporales que John comenzó a entrenar en México.
Aquí aparezco traduciendo a John P. en
una conferencia a finales de los 90´s