21 de abril 2015

La fuerza de la Vida
Las primeras imágenes comenzaron a llegar a finales de abril de 1990.
¡Asombroso!

Captura de pantalla 2015-04-20 a las 12.28.22

Nos mostraban el nacimiento de estrellas a través de explosiones masivas en maravillosos azules, naranjas y rosas…

…La evolución de galaxias, disparando rayos de colores sorprendentes que abarcaban cientos de miles de kilómetros.
El telescopio Hubble nos permitía asomarnos, como nunca antes, al cosmos y su infinita danza de color y de energía.
¡Ah! El universo expresando la fuerza de la vida.
Pero no tienes que ir tan lejos para conocerla. Esa es la misma fuerza que también existe en tu propia alma. La que busca manifestarse a través de ti.
Como lo hizo a través de Martha Graham (1894 – 1991). Bailarina y coreógrafa, quien nos reveló cómo la energía femenina puede ser vibrante, creativa… salvaje.
Con su danza nos mostró cómo puede celebrarse la pasión desnuda del arquetipo femenino.
Como con Theilhard de Chardin (1881 – 1955); filósofo, místico y pensador revolucionario, quien escribió en relación a esta grandiosa fuerza, y nos ayudó a comprender que esta tierra puede ser tomada por crisis masivas (como la que estamos viviendo), para después ser llevada a nuevas etapas de más evolución y conciencia. Con su pensamiento contribuyó a sembrar la esperanza.
O Rachel Carson (1907 – 1964), quien a expensas de su propia carrera, incluso de su vida, por primera vez nos alertó del daño que las compañías de pesticidas estaban haciendo a nuestra ecología. Comenzando con esta valiente iniciativa lo que hoy conocemos como el movimiento a favor de la conservación del ambiente.
Hay tantos seres como ellos que han aportado su don, su luz, para que se expandiera nuestro potencial de evolución como humanidad.
Sin ellos, el mundo en el que vivimos, sería un lugar más obscuro, más pobre, más limitado.
Y lo que todos ellos tuvieron en común, es que comenzaron su camino, su misión, cuando no eran nada de esto.
Simples mortales como tú, como yo.
Y sin embargo, iniciaron su viaje… se entregaron al llamado de la vida.
¿Cuál es tu don escondido?
¿Qué tienes para aportar en estos momentos críticos?
¿Qué hace falta para que triunfe la fuerza creativa que habita en ti? ¿Para que te permitas renacer en ella?
¿Para hacer el trabajo que permita cambiar en algo nuestro país, nuestro mundo?
Tú, al igual que el universo, puedes expresar los colores y la fuerza de la vida… TU fuerza de vida.
Hasta pronto.
Jorge Galindo