8 de marzo 2016

 La mejor máscara de oxígeno…
¿Recuerdas lo que dicen las azafatas?
Ya sabes:
En caso de que el avión pierda presión en la cabina, ponte tu propia máscara de oxígeno antes de ayudar a alguien más”. 
Me gusta la idea para ilustrar un punto importante: si no puedes cuidar de ti, no podrás cuidar a otros.
Es bueno sentir compasión por otros, pero a veces la vida demanda que sientas autocompasión.
¿Autocompasión?
Para decirlo de la forma más simple, la autocompasión es llevar ese deseo de evitar que alguien sufra, y aplicarlo en el ser que lo merece más que ningún otro: Tú.

Captura de pantalla 2016-03-07 a las 19.30.50

La autocompasión no es quejarte, compadecerte, ni tampoco rendirte.
De hecho, la autocompasión te fortalece.
Te permite sobrellevar y sobreponerte a situaciones que de otra manera no podrías… Permite que recicles tu energía y resurjas.
Cuando sientes compasión por ti, no culpas a otros del dolor que enfrentas en la vida. Te ayuda a reconocerlo, a procesarlo, incluso a crecer a través de él.
Sin embargo, La autocompasión también es un reto, porque no siempre es fácil.
Puedes temer que sentir compasión por ti te vuelva débil.
O tal vez se te dificulte porque estás demasiado acostumbrado al hábito de la autocrítica.
O quizás te da miedo pensar que la autocompasión termine llevándote a una posición egoísta en donde sólo cuentas tú.
O, simplemente, en el fondo sientes que no la mereces.
Ser tu amigo -actuar como tu mejor aliado- hace que tengas más energía y entusiasmo en tus proyectos.
Que te atrevas a tomar más riesgos, porque sabes que si “fallas”, tienes un terreno blando en donde caer: la compasión por ti mismo.
Si pretendes desarrollar tu compasión por otros, necesitas aprender a cuidarte.
El fundamento de la compasión, es la autocompasión.
*****************************************
¡Uf! El trabajo del último año en Córpore ha sido un gran reto. Muy demandante. Realmente en el equipo quedamos exhaustos, pero…
¡Todavía queremos construir más cosas buenas PARA TI!
Cambios y transformaciones profundas nos esperan en las próximas semanas.
Estos proyectos me requerirán mucha energía y tiempo, así que,  aplicando un ejercicio de autocompasión ☺, espaciaremos un poco la publicación de este boletín.
Por un par de meses, el boletín Córpore te llegará quincenalmente.
No es menos calidad ni cariño, te lo aseguro… sólo otra frecuencia. Para regresar renovados.
Y aprovecho para decirte de nuevo: ¡GRACIAS!… Por haberme recibido cada semana en tu bandeja de correo.
Hasta pronto.
Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx
 
Síguenos en Facebook en nuestra página :  Córpore Ayudar a Crecer  Escuela