2 de Julio de 2013

Te propongo realizar nuevamente una visualización para revisar el panorama de tu experiencia actual de vida.
Para iniciar encuentra un lugar en donde puedas estar tranquilo y sin ser interrumpido por aproximadamente 10-15 minutos. Si te gusta acompañarte de música, escoge una música que te invite a relajarte.
Siéntate con tu espalda derecha (sin estar tieso). Acomoda tus manos sobre tus muslos con las palmas hacia arriba y haz 2 o 3 inhalaciones profundas procurando concada exhalación relajar tu cuerpo.
Regresa tu respiración a su ritmo natural y enfoca tu atención por un momento en la sensación de respirar, en el movimiento rítmico de tu pecho y de tu vientre; y date cuenta que en este momento no hay nada que necesitas hacer… nada que te haga falta… nada que no tengas…
Comenzaremos con tus relaciones…
Enfoca tu atención en las tres relaciones que consideras más importantes en este momento de tu vida. Pueden ser las personas que más amas o puede haber alguna con la que tienes conflicto en este momento, lo que importa es que sean las tres personas más significativas para ti en este momento…
Sonríe y mentalmente llama a cada una, enfócate en su presencia, no en lo que ha hecho, en sus actitudes o lo que quieres de él… y desde tu corazón agradece que esté en tu vida, agradecelos regalos y las lecciones que te brinda.
Inhala con profundidad, cierra tus ojos por un momento y permite que la parte más luminosa de ti pueda comunicarse con la parte luminosa de él o ella. Repite este proceso con cada una de las tres personas.
Enfócate ahora en tu trabajo…
Ya sea que estés realizando tu vocación de vida o estés en un trabajo temporal, ya seas un estudiante o un ama de casa, enfócate en tu experiencia de trabajo, de productividad, sea cual sea en este momento, y nuevamente evita por un momento la tentación de quejarte o descalificar.
Sonríe y mentalmente trae a tu mente la experiencia laboral de este momento de tu vida.
Inhala con profundidad, cierra tus ojos por un momento y expresa tu agradecimiento por las posibilidades que este trabajo te permite, ya sea expresar tu creatividad o sólo permitir tu subsistencia, realizarte personalmente o estar productivamente ocupado. Intenta agradecer lo que si te da, enfocate en el vaso medio lleno.
Vamos ahora a tus finanzas.
Ciertamente en estos momentos de dificultad económica, es muy fácil tener motivos para no estar satisfecho, para quejarte de tus finanzas. Sin embargo, aún en las situaciones más difíciles hay aspectos de los cuales puedes estar agradecido, así es que te propongo que por un momento hagas a un lado tu malestar (si lo hay), y te enfoques en lo que sí tienes.
Sonríe y mentalmente agradecelos medios materiales a través de los cuales satisfaces tus necesidades y haces posible tu subsistencia.
Inhala con profundidad, cierra tus ojos por un momento y simplemente agradece lo que si tienes.
 
Cultivar la gratitud es una capacidad que se aprende y desarrolla.