En la victoria Republicana de hace dos semanas, vimos que no sólo ganó Mr. Trump…
Ganó una manera de pensar,
una forma de ver el mundo,
es decir, ganó un sistema de creencias sobre otro.

Y más allá de la simpatía (o antipatía) que puedan provocarte estos dos sistemas de creencias, nuevamente demuestran su poder.
Como rápidamente se transforman en palabras, en acciones. Como aparecen cada vez más testimonios de confrontación y violencia en nuestro vecino del norte.
Esta es  una manera de recordarnos la importancia que tiene tomar conciencia de las creencias que determinan nuestra percepción y comportamiento.
En los últimos boletines te hablé de dos maneras de darte cuenta de tus creencias mas profundas:
1) Explorando tus reacciones de miedo y ansiedad, lo que te ayuda a tomar conciencia de tus fantasías catastróficas.
2) Explorando las áreas de tu vida en donde te sientes incapaz de cambiar ciertas “fallas”.  O  cuando encuentras experiencias dolorosas que se repiten una y otra vez.
Estos caminos que te llevan al proceso de autoconocimiento interior tienen dos aliados: la honestidad y la autocompasión.
La honestidad, implica la intención de ver tu verdad interior tal cual es, sin el maquillaje con el que te presentas al mundo.
Es tu disposición a reconocer tus creencias “inmaduras”, “limitadas”…  tus prejuicios y manías.
Y verlas por lo que son: remanentes de una estrategia de sobrevivencia que quizás ya no es actual, ni siquiera necesaria.
De la mano de la honestidad necesitas cultivar la autocompasión.
La autocompasión es necesaria porque la verdad puede ser una espada de dos filos. Por un lado, te libera; por el otro, puedes convertirla en un arma para juzgarte, criticarte, y medirte con más dureza.
La autocompasión consiste en llevar ese deseo de evitar que alguien sufra, y aplicarlo en el ser que lo merece más que ningún otro: Tú mismo.
Es ser tu amigo.  Actuar como tu mejor aliado.
En síntesis, el primer paso para la transformación de tus creencias no es “querer cambiar” algo.
Implica, primero, modificar la actitud con la que te relacionas con esa dimension de ti mismo.
Probar la sagrada alquimia de la conciencia dispuesta a aceptarlo todo.
Un maestro, Adyashanti,  nos recuerda:

El profundo sentimiento de compasión que no intenta alterar nada…
paradójicamente lo altera todo.

Hasta pronto.
Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx
 

Síguenos en Facebook

*******************************

PD.-  Como te dije arriba, en el camino de tu crecimiento personal debes identificar aliados y obstáculos.

Queremos ser tus aliados. Para que puedas crecer más rápido, más pleno, más a fondo.

Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal 2017.

Revisa la información completa aquí

(ahora sí… últimos lugares).

******************************