14 de septiembre 2015

El perseguido – perseguidor. (Eneatipo 6) 
La frontera Polaca tembló bajo la bota del ejercito Alemán.
Amanecía el 1 de septiembre de 1939. Había iniciado la segunda guerra mundial.
En los 6 años siguientes, toda Europa temblaría.
Este ha sido el conflicto más mortífero en la historia de la humanidad, con un resultado final de entre 50 y 70 millones de víctimas. También por primera vez en la historia, se usaron en una guerra armas atómicas.
Las causas son variadas y complejas, pero hubo un actor fundamental: Adolfo Hitler.

Captura de pantalla 2015-09-14 a las 8.55.01

¿Como pudo un personaje mediocre en su rendimiento escolar, rechazado en más de una ocasión en la Academia de Artes donde intentó hacer carrera, propiciar tal destrucción?…
¿Cómo pudo alguien que vivió miserablemente, sin trabajar, alojándose en residencias para indigentes, y pasando hambre como cualquier otro vagabundo de Viena, llegar a ser considerando el hombre más poderoso del mundo?
Hitler tuvo intuición y “olfato”, para percibir y manipular el miedo latente en la convulsionada Alemania de la posguerra. A la inseguridad y carencias de millones de Alemanes, supo añadir con maestría el elemento del racismo para formar la mezcla explosiva y paranoica que incitaría a toda la nación.
El resultado: millones de personas atemorizadas, buscando un líder carismático y fuerte, que les dijera qué hacer. Lo encontraron en el “Führer” (palabra alemana que significa “jefe”, “líder”).
Adolfo Hitler es un ejemplo, nuevamente extremo, de lo que una personalidad del Eneatipo 6 es capaz de realizar.
Las personalidades del Eneatipo 6, son las que presentan el mayor contraste y diferencia entre todos los caracteres contemplados en el mapa del Eneagrama. Por lo tanto, es difícil describir un sólo tipo de personalidad. De hecho, podemos hablar de tres diferentes subtipos con los que esta personalidad se presenta en el mundo.
Desde el extremo de la personalidad fundamentalmente fuerte, agresiva, hábil y preparada para atacar. Que busca imponerse y navega con el lema: “no hay mejor defensa que el ataque” (Hitler es el ejemplo clásico).
Hasta la personalidad que manifiesta abiertamente su miedo. Que huye de las situaciones de riesgo, o busca seguridad y protección bajo la fuerza o el conocimiento de alguna autoridad a la que convierte en un ídolo (para terminar dependiendo de ella).
Pasando por un tercer subtipo, en donde la dinámica profunda del miedo se manifiesta como duda. En este caso, la persona se muestra como muy segura e intolerante de la ambigüedad -pudiendo llegar al extremo del fanatismo-, o en la polaridad opuesta, tan preocupada -en ocasiones obsesionada- por hacer las decisiones correctas, que se paraliza.
En este último caso, la búsqueda de seguridad y precisión puede atraparlos en razones abstractas o en ideologías en donde buscan encontrar la certeza que no encuentran dentro de su experiencia interna.
Cualquiera que sea la variante externa con la que estas personalidades se presentan en el mundo, todas ellas comparten en su dinámica profunda algunos elementos en común:
… El miedo juega un papel central en su dinámica emocional. Ya sea sobreponiéndose a él mediante la agresión, o dejándose atrapar por él.
… Muy conectada con la dinámica del miedo está la ansiedad. Las 3 subpersonalidades del eneatipo 6, son en realidad diferentes estrategias para escapar de ella.
… La relación con la autoridad es otro punto que subyace en común a todos estos subtipos. Ya sea que muestren obediencia y sometimiento, o una excesiva orientación a cumplir con las reglas, o una abierta rebeldía -que en el fondo busca derrocar para asumir el puesto-, la relación con la autoridad es un tema central en sus vidas.
… En el fondo, ya sea detrás de su autoritarismo, o expresando su miedo en forma explícita, o a través de la duda, existe una dificultad para confiar en sí mismos y en el mundo. En su propia capacidad de identificar qué necesitan.
… Físicamente estas variedades también presentan contrastes. La personalidad externamente más agresiva, suele presentar hombros anchos, el pecho expandido, es aparente una expansión de la parte superior del cuerpo hacia arriba -literalmente como para alzarse sobre los demás-.
… Las otras dos personalidades, tiene una estructura corporal variada, más difícil de detectar a través de la lectura corporal. En general parecen más proporcionados, y tienden a reflejar la imagen del yo idealizado en el cuerpo.
… De pequeños, el miedo básico de cualquier niño frente a los retos de la sobrevivencia (carecer de apoyo y ser incapaz de sobrevivir solo), es particularmente intenso en su caso.
… En este contexto vulnerable tienden a ser idealizados, o atacados y controlados. En cualquier caso el resultado tiende a alimentar la desconfianza en su experiencia interna, y a desarrollar creencias que navegan en el trasfondo de su psique: “no es valioso ser como soy”, “no soy suficiente”, “seré quien me pides ser para que me ames”, etc.
Confiar en su experiencia interna y en su valía real como personas, es el reto central para las personalidades del Eneatipo 6.
Hasta pronto,
Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx
Síguenos en Facebook
******************************
                                                    ATENCIÓN!!!
Las abejas pueden volar más de 20 kilómetros sin perderse. Los albatros más de 30 mil.
No necesitan un mapa; sólo necesitan ser lo que son y dejarse guiar por su voz interior.
¡Imagina lo que tú puedes lograr cuando escuchas y te dejas guiar por tu voz interna!
Ven al Taller ¿Por Qué Soy Como Soy?  y  conoce tu personalidad a través del Eneagrama y la Caracterología… conviértete en la mejor versión de ti mismo.
Revisa la información completa aquí