5 de Marzo de 2013

Cómo crear una relación donde el interés y la atracción sexuales aumenten con el tiempo…
Para la mayor parte de las parejas, ésta parece ser una meta difícil, ¿no?
En mi experiencia como psicoterapeuta,  mis pacientes casi siempre me reportan que, tarde o temprano, quedan atrapados en una paradoja:
La búsqueda por la permanencia y el compromiso parece implicar que con el tiempo disminuya su pasión y deseo.
¿Es inevitable que la búsqueda de seguridad y permanencia desemboque siempre (como sugiere Joaquín Sabina) en una “sucia rutina”?
Si te detienes a observar por un momento, notarás que cuando estás en una relación de pareja, en tu interior habitan dos tendencias igualmente fuertes y determinantes:
* Por un lado, la necesidad de seguridad, estabilidad y continuidad;
* Por el otro, la necesidad de plenitud y vitalidad, de innovación.
La búsqueda del equilibrio entre novedad/permanencia, seguridad/vitalidad es una dinámica que en muchas relaciones tiene secuelas dolorosas.
Algunos síntomas de este desgaste son:

  •  Un bajo impulso sexual en la relación,
  •  Pérdida de la pasión,
  •  Confusión,
  •  Irritabilidad,
  •  Infidelidades, etc…

Muchas parejas se consumen alrededor de esta dinámica, pero la verdad esque no debería de ser necesariamente tan conflictivo. Te explico…
Piensa por un momento en un papalote.
Un papalote que ama su capacidad de aventura para navegar los cielos… no obstante, necesita el arraigo del cordel para poder funcionar apropiadamente.
La tensión que tiene al estar sujeto a la tierra es lo que permite que el cometa alcance más altura. Sin esta sujeción, pronto se desplomaría o escaparía perdido por los aires… simplemente no podría volar.
Para el papalote volar más alto no implica tener ya “resuelto” este conflicto (seguridad-aventura), sino “navegarlo” cada vez como una danza, un tango, que necesita constantemente ser actualizado.
Igual puede ser en tu pareja.
¿Pero cómo puedo conciliar la necesidad de lo seguro y predecible con el deseo de lo excitante y novedoso?